miércoles, 1 de agosto de 2012

Las siete Leyes Universales El Cosmos y el Microcosmos-Hombre




1. El principio de mentalismo «El TODO es Mente; el universo es mental.»


Este principio encierra la verdad de que «todo es mente». Explica que el TODO, que es la realidad sustancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias que conocemos bajo los nombres de «universo material», «fenómenos de la vida», «materia», «energía», etc., y en una palabra, todo cuanto es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, quien en sí mismo es incognoscible e indefinible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente.

2. El principio de correspondencia «Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.»


Este principio encierra la verdad de que hay siempre una cierta correspondencia entre las leyes y los fenómenos de los varios estados del ser y de la vida, y el antiquísimo axioma se refiere precisamente a esto, y afirma: «Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba», y la comprensión de este principio da una clave para resolver muchos de los más obscuros problemas y paradojas de los misteriosos secretos de la Naturaleza.

3. El principio de vibración «Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.»


Este principio encierra la verdad de que todo está en movimiento, de que nada permanece inmóvil, cosas ambas que confirma por su parte la ciencia moderna, y cada nuevo descubrimiento lo verifica y comprueba. Este principio explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia, de la fuerza, de la mente y aun del mismo espíritu, las que no son sino el resultado de los varios estados vibratorios. Desde el TODO, que es puro espíritu, hasta la más grosera forma de materia, todo está en vibración: cuanto más alta es esta, tanto más elevada es su posición en la escala. La vibración del espíritu es de una intensidad infinita; tanto, que prácticamente puede considerarse como si estuviera en reposo, de igual manera que una rueda que gira rapidísimamente parece que está sin movimiento.

4. El principio de polaridad «Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.»


Este principio encierra la verdad de que todo es dual; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos, afirmaciones que son de otros tantos axiomas. Explica y dilucida las antiguas paradojas que han dejado perplejos a tantísimos investigadores, y que literalmente decían: «La tesis y la antítesis son idénticas en naturaleza, difiriendo sólo en grado»; «los opuestos son idénticos en realidad, diferenciándose en su gradación»; «los pares de opuestos pueden conciliarse, los extremos se tocan»; «todo es y no es al mismo tiempo», «toda verdad no es sino media verdad»; «toda verdad es medio falsa», etc. Este principio explica que en cada cosa hay dos polos, dos aspectos, y que los «opuestos» no son, en realidad, sino los dos extremos de la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados entre ambos.

5. El principio de ritmo «Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.»


Este principio encierra la verdad de que todo se manifiesta en un determinado movimiento de ida y vuelta; un flujo y reflujo, una oscilación de péndulo entre los dos polos que existen de acuerdo con el principio de polaridad, descrito un momento. Hay siempre una acción y una reacción, un avance y un retroceso, una ascensión y un descenso. El Ser Humano se polariza a sí mismo en el punto donde desea quedarse, y entonces neutraliza la oscilación rítmica pendular que tendería a arrastrarlo hacia el otro polo. Todos los que han adquirido cierto grado de dominio sobre sí mismos ejecutan esto hasta cierto punto, consciente o inconscientemente, pero el Ser Humano lo efectúa conscientemente, y por el solo poder de su voluntad alcanza un grado tal de estabilidad y firmeza mental casi imposible de concebir por esa inmensa muchedumbre que va y viene en un continuado movimiento ondulatorio, impulsada por ese principio de ritmo.

6. El principio de causa y efecto «Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley.»


Este principio encierra la verdad de que todo efecto tiene su causa, y toda causa su efecto. Afirma que nada ocurre casualmente y que todo ocurre conforme a la Ley.La suerte es una palabra vana, y si bien existen muchos planos de causas y efectos, dominando los superiores a los inferiores, aun así ninguno escapa totalmente a la Ley. Los hermetistas conocen los medios y los métodos por los cuales se pude ascender más allá del plano ordinario de causas y efectos, hasta cierto grado, y alcanzando mentalmente el plano superior se convierten en causas en vez de efectos. Las muchedumbres se dejan llevar, arrastradas por el medio ambiente que las envuelve o por los deseos y voluntades de los demás, si éstos son superiores a las de ellas. La herencia, las sugestiones y otras múltiples causas externas las empujan como autómatas en el gran escenario de la vida..

        7. El principio de generación  «La generación existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.»

      Este principio encierra la verdad de que la generación se manifiesta en todo, estando siempre en acción los principios masculino y femenino. Esto es verdad, no solamente en el plano físico, sino también en el mental y en el espiritual. Ninguna creación física, mental o espiritual, es posible sin este principio. La comprensión del mismo ilumina muchos de los problemas que tanto han confundido la mente de los hombres. Este principio creador obra siempre en el sentido de «generar», «regenerar» y «crear».

 

El Kybalion por Toth Hermes, y los siete principios de la Verdad de La Vida Espiritual de Henoch

1. El principio de mentalismo «El TODO es Mente; el universo es mental.»


2. El principio de correspondencia «Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.»


3. El principio de vibración «Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.»


4. El principio de polaridad «Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos:


 los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza.


5. El principio de ritmo «Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso,


 todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo;


la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento


 hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.»


6. El principio de causa y efecto «Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa;


todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a la ley


 no reconocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley.»


7.- El Principio de generación «La generación existe por doquier; todo tiene


su principio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.»

The Seven Principles of the Truth of Life in Spirit, Physical and Conscious


The Kyballion by Toth Hermes
& The Seven Principles of the Truth of Life in Spirit, Physical and Conscious by Nokodemion-Henoch
      1.    Everything is Spirit, and the Universe is the Idea.

2. As above, so below; as below, so above.

3. Nothing rests; everything moves; everything vibrates.


4. Everything is Dual; everything has poles; everything has its pair of opposites; like and unlike are the same; opposites are identical in nature, but different in degree; extremes meet; all truths are but half-truths; all paradoxes may be reconciled.

5. Everything flows, out and in; everything has its tides; all things rise and fall; the pendulum-swing manifests in everything; the measure of the swing to the right is the measure of the swing to the left; rhythm compensates.

6. Every Cause has its Effect; every Effect has its Cause; everything happens according to Law; Chance is but a name for Law not recognized; there are many planes of causation, but nothing escapes the Law.

7. Gender is in everything; everything has its Masculine and Feminine Principles; Gender manifests on all planes.