domingo, 1 de enero de 2012

Salven la Tierra, la Vida, las Plantas, el Hombre y los Animales



- Salven la Tierra, la Vida, las Plantas, el Hombre y los Animales

"La sobrepoblación causada por la humanidad es el mal más fundamental para la vida
entera de este mundo, para todas las formas de vida y para el planeta mismo. Del
agravio que es la sobrepoblación resultan todos los males concebibles de la edad
moderna. Males que vuelven indigna la vida humana y destruyen y aniquilan lentamente
pero con certeza toda existencia; todo por culpa del hombre mismo, quien se regocija
tanto en verse a sí mismo como la "corona de la creación", y sin embargo está afectado
de tal ceguera que no es capaz de ver la destrucción y exterminación que él mismo ha
causado a su planeta y a toda vida. Especialmente desde el año 1.844, por comienzos
de las primeras fases de transición a la era de Acuario, se ha tomado un rumbo hacia un
destino letal para toda vida y el planeta, a manera de destrucción y aniquilación de todo
tipo causado por el rápido desarrollo técnico y químico que está conectado con el
crecimiento vehemente de la sobrepoblación. Ya han ocurrido destrucciones,
extinciones, explotaciones y aniquilaciones que nunca más podrán ser rectificadas. Esto
es evidente con la completa extinción de muchas especies de animales, pájaros e
insectos, como también con la ya irrectificable destrucción y devastación del clima, de la
naturaleza y del medio ambiente, etc; asimismo también la sobrepoblación causa que el
hombre explote la Tierra, y entonces toma posesión de petróleo, gases y cristales y
minerales de manera tan abusiva, que la Tierra lentamente pero con certeza se va
vaciando de todo aquello que el hombre necesita para su vida material. Lo que ha sido
una vez explotado, consumido o simplemente desperdiciado, es perdido
irrevocablemente para siempre ya que el planeta no será capaz de regenerarlo nunca
más.
A causa del crecimiento imparable de la sobrepoblación, la Tierra tiene que ser
explotada en todo aspecto cada vez más y más, finalmente amenazando, destruyendo,
aniquilando y extinguiendo la vida completa del planeta como también todas sus formas

existentes de vida. Y hoy realmente ya no existe ninguna duda más - al menos para
aquellos que piensan en forma lógica, razonablemente y también responsablemente -
que toda inclemencia que se presenta y todo mal de hoy en día resulta única y
exclusivamente por la enorme sobrepoblación, la cual se duplicará en el curso de los
próximos 60 años si no se llevan a cabo medidas rigurosas, radicales y fuertes mediante
leyes y decretos apropiados. Esto significa que si no se toma ninguna medida para
contener la sobrepoblación, para el año 2.055 la población de la Tierra será de doce (12)
mil millones de seres humanos, lo que significa que pronto se volverán realidad las
historias de horror y de ciencia-ficción que describen el racionamiento de cada
centímetro de espacio para vivir, también la pena de muerte por la polución ambiental,
hasta la más pequeña, o por la procreación y por nacimientos no autorizados; todo
mientras los ancianos son enviados a la muerte a través de "instituciones estatales de
promoción para el más allá", después del cual sus cuerpos y órganos son convertidos en
cubitos de comida de color verde, azul, cafe o amarillo, para alimentar la horrenda
sobrepoblación. Esto ciertamente todavía es una visión de horror hoy en día, pero si no
se hace algo pronto contra la desencadenada sobrepoblación, entonces muy pronto se
volverá una amarga realidad.
Aún si el ser humano comenzara desde alrededor del año 2.000 con la rigurosa
reducción de su sobrepoblación, o sea, con un estricto control mundial de natalidad y
con todo el resto de medidas necesarias como están descritas en el libreto "Lucha
Contra la Sobrepoblación", tomaría alrededor de 100 años hasta que la humanidad se
haya reducido hasta la mitad. El número de la sobrepoblación se calcula en
5.876’884.079 (5 mil millones, 876 millones, 884 mil y 79) a mediados del año 1.993, lo
que corresponde a un hecho efectivo y a alrededor de 400 millones más de lo que
afirman los censos oficiales y los estadistas. Una acción rápida es necesaria, siempre
considerando lo siguiente en cuanto al flagelo de la sobrepoblación;
1) que todos los males que aparecen sobre la Tierra y en su humanidad,
como también en todas las demás formas de vida, en el medio ambiente y
el planeta mismo, son única y solamente ocasionados por la
sobrepoblación de gente,
2) que todos los agravios, como por ejemplo la hambruna, la escasez de
energía, las plagas y epidemias, la contaminación ambiental, el terrorismo
degenerado, las dictaduras, el anarquismo, la esclavitud, el tráfico con
seres humanos, el aumento excesivo de basura normal y especial, el odio
contra otras razas, la falta de medios de alimentación, la destrucción de
los bosques tropicales, la destrucción de los bosques y campos de cultivo,
la destrucción de la familia, el exceso de extranjeros, la indiferencia en
general, la falta de sentimientos, la falta de respeto y reverencia, el miedo
a la vida, el efecto invernadero, la polución del agua, el odio contra los
asilados, la emisión radioactiva y la contaminación química del agua, del
aire, de las plantas, de los medios de vida y de el hombre y los animales,
la criminalidad y el crimen violento como el asesinato, las masacres y el
homicidio, etc., el alcoholismo, el odio contra los extraños, la xenofobia, la
opresión, el odio al prójimo, el extremismo, el sectarismo, la drogadicción,
la extinción de los animales, la guerra, la violencia, la tortura y la pena de
muerte, la mala administración, la explotación de la Tierra y de la
naturaleza como también del hombre, la extinción de las plantas, el odio,
el vicio el celo el egoísmo la arbitrariedad la falta de amor la ilógica el

humanitarismo equivocado, la falta de viviendas, la escasez de espacio
para vivir, el aumento excesivo de tráfico, la falta de trabajo, el colapso de
instituciones de cuidado médico, el colapso de instituciones de cuidado
para ancianos, el colapso de recolectores de basura, la destrucción total
de la naturaleza y de la vida, el caos por todos lados, etc., etc., de la era
moderna, encuentran su origen única y solamente en la horrenda y
continuamente creciente sobrepoblación,
3) que entre los diversos y desencadenados males de todo tipo sobre la
Tierra existe una conexión directa e indirecta con la sobrepoblación, y hoy
en día ya no existe ningún mal más que no depende de la
sobrepoblación,
4) que la situación de la Tierra, de los hombres en conjunto como
humanidad y también la situación de los animales, plantas e insectos,
etc., es todavía mucho peor que lo descrito en nuestra publicación "Lucha
Contra la Sobrepoblación",
5) que cada persona que niega los hechos de la verdad con respecto a la
sobrepoblación y de alguna forma apoya a algún humanitarismo
equivocado y también al flagelo de la sobrepoblación y al tímido
consentimiento del mismo, está promoviendo el falso humanitarismo y el
engaño de las personas, y también la incomprensibilidad hacia la vida
misma, hacia todas las formas de vida y el planeta, todo lo cual causa que
la sobrepoblación sea cultivada aún más y de manera más imparable,
6) que la negante actitud ante la verdad y ante la lucha contra el crecimiento
incontenible de la sobrepoblación, promueve peligrosamente la
destrucción de toda vida terrestre y contribuye así a que el género
humano de la Tierra, a causa del crecimiento imparable de su
sobrepoblación, lentamente pero con certeza se destruya no sólo a sí
misma, sino también a toda vida sobre el planeta y también al planeta
mismo,
7) que con respecto a la destrucción y exterminación del medio ambiente,
del planeta, de la naturaleza, la vida de las plantas, los hombres,
animales y el planeta mismo, no sólo ya nos está "llegando la hora", sino
que con muchos de los males terrestres ya nos "llegó la hora"; mientras
que con muchas otras cosas, destruidas y devastadas por el hombre y su
sobrepoblación, ya se nos "pasó la hora" - sin esperanza alguna - y ya no
hay más posibilidad de salvación,
8) que quien no reconoce estas verdades, ni las percibe, ni las entiende, ni
comienza a luchar contra todos los males en un sentido verídico - males
que resultan única y solamente por la imponente sobrepoblación - es una
persona hostil contra la vida e inepta para vivir, y de ninguna forma
conoce ni tiene la responsabilidad necesaria para ser un ser humano real,
para respetar la vida y honrarla, como también para luchar por la
permanencia del hombre sobre el planeta Tierra, por toda vida terrestre
dada por la creación planetaria,
9) que también usted con toda fibra de su propio cuerpo y de su vida

comparte la responsabilidad por todos los males sobre la Tierra, así que
usted también tiene la responsabilidad de ver que la vida terrestre
completa, de todo tipo, continúe y prospere nuevamente y pueda florecer,
10) que así como usted debe responsabilizarse por la subsistencia y la
continua preservación de su propio cuerpo, así también tiene que
responsabilizarse por la subsistencia y la preservación de la vida de sus
semejantes, de sus prójimos, de sus propios familiares y descendientes,
de los descendientes de ellos, y a su vez de los descendientes de ellos,
etc,
11) que su vida no termina ni concluye cuando la muerte lo separa de este
mundo, sino que mediante una reencarnación regresa nuevamente como
persona y vivirá sobre este planeta justo de acuerdo a cómo el mundo sea
en el futuro; un mundo que usted ha ayudado a formar a través de su
sentido de responsabilidad o través de su falta de responsabilidad - es
decir en forma negativa o en forma positiva,
12) que por lo tanto, usted comparte la responsabilidad por todos y por todo
sobre la Tierra, y esta responsabilidad no se puede evadir fácilmente con
respuestas y reacciones tontas ni con discursos e insultos absurdos, ni
tampoco con amenazas o comportamientos y pretenciones soberbias,
13) que los títulos, puestos, etc., son puro humo y no son prueba tampoco de
que los portadores de tales titulaciones sean más responsables, más
educados o de alguna forma mejores y más comprensibles que aquellas
personas que no poseen un título alto, consecuentemente, las personas
con y sin títulos - también sin importar si se trata de hombres o mujeres -
tienen los mismos derechos y obligaciones y responsabilidades con
respecto a la vida, su mantenimiento, su preservación y sobrevivencia,
14) que el incesante crecimiento de la sobrepoblación terrestre, que es la
razón de todo mal, puede ser parado, contenido y reducido sólo mediante
medidas radicales y estrictas; concretamente, a través de leyes instituidas
y legalizadas mundialmente que empiezen y ejecuten en cada país las
medidas radicales necesarias,
15) que desde hace tiempo la humanidad terrestre ha podido crear un orden a
medias apropiado para la vida sólo estableciendo y ejecutando medidas
legítimas, radicales y estrictas, es decir, cada legislación o decreto de ley
corresponde - aún hoy en día - a una medida estricta y radical, en la que
cada ciudadano íntegro tome parte normalmente, sin resistencia ni
quejas, porque sabe que mediante estas medidas estrictas y radicales,
llamadas hoy en día simplemente: ley y orden, se garantiza y se da la
seguridad y el orden para que el ciudadano pueda asegurar su vida y sus
bienes,
16) que las medidas estrictas y radicales que garantizan el orden y la
seguridad no restringen en ninguna forma la libertad del hombre, ya que
toda persona que está a favor de la vida y está consciente de sus
responsabilidades, establece dentro de sí y por sí misma estas mismas
reglas para su vida entera y las implementa como guía de vida si es que
30
responsablemente le dice sí a la vida y la mantiene, la cuida y la protege,
17) que sólo los irresponsables rechazan las leyes y el orden y también las
medidas radicales y estrictas cuando éstas son necesarias para la
protección de la vida, su continuidad, su evolución, etc.; y que los
irresponsables de esta clase son elementos criminales que ignoran el
derecho a la vida misma y también el derecho de vivir de toda forma de
vida,
18) que el derecho a vivir de toda forma de vida sólo puede ser garantizado y
protegido cuando cada persona esté completamente preparada a tenerlo,
y también a llevarlo,
19) que el derecho de vida de toda forma de vida, ya sea éste hombre,
animal, planta o planeta, sea respetado y tratado correspondientemente,
20) que el derecho a la vida de toda forma de vida sólo puede ser garantizado
y protegido si se garantiza la ley y el orden, también suficiente espacio
para vivir, suficiente alimento, paz y bienestar para cada uno, también el
entendimiento hacia el prójimo que es necesario para la vida, el amor
hacia el prójimo y el sentido de responsabilidad hacia toda vida, lo que,
sin embargo, puede ser garantizado únicamente con una populación que
sea apropiada para el planeta, el cual de acuerdo al cálculo más preciso
puede proveer y producir condiciones de vida y alimentación para
satisfacer en abundancia a 529 millones de seres humanos.
Al comienzo, la Tierra necesitó alrededor de 2,5 millones de años, desde los primeros
comienzos de los seres humanos terrestres hasta el año 1.820 D.C. para crear mil
millones de personas. Al hombre de la Tierra le tomó sólo 173 años, hasta mediados del
año 1993, para sobrepasar este curso de multiplicación natural alrededor de 5 veces,
con una populación exacta de 5 mil millones, ochocientos setenta y seis millones,
ochocientos ochenta y cuatro mil noventa y siete = 5.876’884.097. Estos datos son de la
más alta exactitud, basados en hechos cronológicos y en cálculos precisos, al contrario
de los realmente inexactos cálculos de la estadística terrestre y los census oficiales, etc.
Sigue a continuación una lista muy precisa que describe cómo la población terrestre en
sólo 173 años se ha desarrollado en una enorme sobrepoblación destructora y
exterminante. La lista comienza desde el año 1 de la era cristiana:
Año D.C. Populación
Mundial
Año D.C. Populación Mundial
1 102465703 1925 1912964447
1978 4090799983
31.Al hombre de la Tierra se le debe de enseñar sobre muchos aspectos con palabras
repetitivas y con hechos de la verdad, así también con respecto al flagelo de la
sobrepoblación, la cual ahoga la vida entera y la existencia terrestre en la destrucción y
en la ruina. La gente es ya tan endeble e incapaz del pensamiento razonable, que con el
fin de realizar todos sus egoístas deseos y esperanzas, piensan y actúan en forma
inhumana y criminal contra todo lo que sea capaz de vivir y contra sus derechos, contra
el medio ambiente, la naturaleza y la existencia de la vida. Con esa forma falsa y egoísta
de pensar, también la ley y el orden y todas las directivas creacionales de la existencia
resultan ser despreciadas y pisoteadas, ya que cada uno se interesa sólo en sí mismo y
no se preocupa de ninguna manera de la existencia real de la vida entera. Del egoísmo
de esa forma de pensar y actuar surge también la animosidad y la oposición hacia las
medidas estrictas y radicales que son necesarias para la continuidad del hombre y toda
vida, lo cual prueba que estas personas erradas no entienden ni han comprendido la
necesidad del momento y por eso se rebelan contra ellas. Esta forma de pensar, por un
lado un egoismo extremo y por otro lado humanismo falso, es criminal ante toda vida y
conduce a que todos los hechos de la verdad sean menospreciados y que la lucha
contra la sobrepoblación, de la cual resultan todos los males de la Tierra, sea rechazada.
Ninguna de las soluciones aparentes ni ejercicios de coartada ayudan contra la ruina de
la humanidad terrestre y todas las otras formas de vida; ayudas que son
emprendendidas y llevadas a cabo por aquellos "mejoradores del mundo", los errados
que ocupan puestos de responsabilidad, el lego, las autoridades y las más diversas
organizaciones de protección ambiental, de ayuda mundial a los niños, organizaciones
de ayuda para el desarrollo, ayudas contra el hambre y para los creyentes, etc., etc.
Todo en este aspecto es completamente inútil y sin sentido si no se lucha ni se elimina el


problema desde la raíz, es decir desde la sobrepoblación, la cual debe ser combatida y
contenida rigurosa y radicalmente por medio de una suspensión de nacimientos mundial
e intencional y mediante otras medidas necesarias. Esas son las únicas posibilidades y
la única forma para prevenir la destrucción y la ruina de la humanidad, del mundo entero,
de la naturaleza y de los animales y el planeta. Quien no ve esto o no lo quiere ver es
una persona trastornada o demasiado cobarde como para ver de frente los hechos
reales. Tales personas no sólo vociferan en contra de la existencia de la vida entera,
sino que también son humanistas errados e irresponsables que con su forma de pensar
y actuar no sólo ponen en peligro a toda vida, sino que la destruyen.
En realidad la verdad no puede ser expresada una sola vez con palabras que parten de
un humanitarismo falso ni con palabras diplomáticas, sino única y solamente con
palabras repetitivas, directas, duras y no diplomáticas, que no encubren la verdad, sino
que despiadadamente exponen los hechos reales. Sólo de esa manera las personas se
sienten abordadas o agredidas y se causa que reaccionen correspondientemente y
comienzen a enfrontar los hechos de la verdad actual. A cada uno le resultará claro
entonces, que a través de dicha reacción se expresará y se revelará la postura real de la
persona y también su comprensión o incomprensión. Como regla general, las personas
comprensibles y no arbitrarias se dejan informar y enseñar en detalle - mientras que los
que no quieren comprender y son arbitrarios cuestionan siempre todo, no poseen
conocimiento real sobre los hechos reales, y pretenden adoctrinar injustificablemente a
los más sabios con ideas falsas e injurian a éstos como herejes, demagogos, y
polémicos - únicamente porque su intelecto no es lo suficientemente amplio como para
poder reconocer y comprender la verdad absoluta - o porque poseen algún título y creen
erróneamente que son más sabios, con más conocimiento, y mejores que los demás que
no poseen algún título. Pero cuán equivocados están estos dueños de títulos, cuando la
regla general demuestra que la luz de éstos, puesta bajo un nicho, no alcanza ni a
iluminar su interior".(Tomado del folleto Lucha Contra la Sobrepoblación )

1 comentario:

Jota dijo...

Hola os dejo u post interesante sobre plantas enfermas usuario razones http://plantasysaludonline.blogspot.com/2011/12/mis-plantas-tienen-las-hojas-marrones.html